Archivo de la etiqueta: cata de cervezas

Cata de Cervezas para eventos de empresa y grupos. Ideal como actividad lúdica, en webinars, presentación de producto, etc. Descubre los lúpulos, las maltas y su elaboración de una forma práctica y participativa.

Cerveza IPA. Lagunitas IPA y Cibeles Imperial IPA.

Cerveza IPA. El porqué, tipos y su historia.

En las catas siempre me lo preguntáis y os asalta la duda. ¿Por qué están de moda las IPA? Efectivamente cuando vais a un lineal de un supermercado vemos las estanterías plagadas de un montón de cervezas IPA.

Pero ¿qué significa IPA? ¿qué las diferencia?

La Cerveza IPA es un tipo de cerveza con una mayor cantidad de lúpulo. Tirando de historia, en la época colonial británica se transportaba la cerveza a la India en barriles de madera. El resultado era nefasto porque la cerveza se malograba en el camino. Unos siglos antes, estamos hablando entorno a los siglos XI-XIII, los abades de los monasterios descubrieron que el lúpulo era una planta que ejercía una conservación natural de la cerveza. La estabilizaba y la preservaba de enfermedades. Decir que antaño en la elaboración de la cerveza se le echaba todo tipo de botánicos y plantitas del campo (tomillo, romero, mirto del pantano, milenrama, lavanda, miel, dátiles, etc – se llaman cervezas tipo Gruut o Gruit ), hasta que se impuso el lúpulo por la propiedad conservante que os comento.

Tomando esta idea, los británicos decidieron añadir «a saco paco» lúpulo a esta cerveza viajera, et voilá, la planta milagrosa hizo su efecto llegando con éxito y en perfecto estado la cerveza al puerto de Ceylán (actualmente Sri Lanka).

Además de ser un conservante natural, el lúpulo es el responsable del amargor de la cerveza (lúpulo amargo) pero también existe otro tipo de lúpulo, que amargando menos, es mucho más aromático (el lúpulo aromático).  En las IPA´s actuales se mezclan ambas familias de lúpulos para ofrecer un carácter diferente a las cerveza IPA de hoy en día.

Añadir que las cervezas IPA pertenecen a la familia de las cervezas tipo «Ale». Esto es debido a que se utiliza en la fermentación un tipo de levadura diferente a las que estábamos acostumbrados a tomar (como decimos las habituales de las cañitas), que son tipo «Lager» (por ejemplo la Cruzcampo, San Miguel, Ambar, Estrella de Galicia, Keler, Mahou, Estrella Damm, etc).

La levadura utilizada en las las cervezas de la familia «Ale» dan como resultado cervezas que tienen un carácter más afrutado con aromas y matices frutales que no tienen las cervezas de la otra gran familia, las de tipo Lager (la del cañeo).

De ahí el nombre que toman de IPA o Indian Pale Ale.

Hecha la introducción sobre las IPA quería hablar de dos cervezas IPA en concreto, que personalmente me gustan y mucho.

  • La Lagunitas IPA, californiana
  • La Imperial IPA, de la cervecera artesana La Cibeles de Madrid.

Lagunitas IPA

Tony Magee fundó en 1993 una cervecera artesanal, Lagunitas Brewing Company, en California del Norte junto a la ciudad que da el nombre a su cerveza.

Pero no fue hasta 1995 cuando nació Lagunitas IPA. Esta variedad, que comenzó siendo el lote número 100 de Lagunitas y la primera cerveza estacional de la marca, se convirtió en la IPA icónica de los Estados Unidos. En aquella época, el mercado de las cervezas artesanas (Crefat Beer) estaba dominado por las Pale Ales y Amber Ales.

Tony enseguida vio su potencial y se atrevió a hacer una cerveza que se convertiría en un icono entre los amantes cerveceros de todo el mundo.

En 1999, Lagunitas dio un giro. La fábrica necesitaba un nuevo espacio para poder expandir el negocio y se mudó a Petaluma, California. Más adelante y acordándose de los colonos británicos, Tony pensó en cómo su cerveza podía cruzar el país de una punta a otra conservando toda su frescura, al ser una cerveza no pasteurizada. Así que decidió abrir una nueva fábrica en Chicago. Para celebrarlo, el equipo de Lagunitas organizó por primera vez en dicha ciudad su legendario Beer Circus, un festival que une dos de las pasiones de Lagunitas: la música y la cerveza. Hoy en día Lagunitas se vende en más de treinta países.

Otra curiosidad de esta marca es el perro que figura en su logo. Y tiene una explicación. Tony es un gran amante de estos animales, algo que va muy unido a Lagunitas desde sus inicios y que se ha convertido en uno de los iconos de la marca. Russell Smithson, experto cervecero de la marca, lo explica: «Somos defensores de los perros y por eso apoyamos muchos proyectos sociales destinados a su cuidado y protección desde Estados Unidos. También queremos trabajar este tipo de proyectos a nivel local. No hay nada como luchar por una causa justa con una cerveza en la mano. Es lo que nos hace grandes como marca, compartir nuestras pasiones con las personas»

La Lagunitas IPA, como toda India Pale Ale, es una cerveza creada con una gran variedad de maltas y lúpulos, combinados con precisión y buen gusto. Una explosión de sabores y aromas para deleite de nuestras papilas gustativas y nuestra pituitaria. Su fuerte aroma, con un regusto que va de lo dulce al amargo del lúpulo, te dejará con ganas de más craft beer. Y es que, según sus creadores,  se emplean más de 40 tipos de lúpulos y hasta 65 variedades de cereales malteados en su fabricación. ¡Ahí es ná!

Cerveza IPA. Cibeles Imperial IPA

Cibeles Imperial IPA

El culpable del proyecto, hoy hecho realidad, de la Cervecera artesanal La Cibeles, es David Castro.

Pasó de la elaboración de bollería con su familia a la confección de cerveza en su domicilio. Adquirió un equipo casero de fermentación.

David Castro confiesa que los resultados le sorprendieron ya que los amigos y familiares no dejaban de demandarle en cada una de las comidas que realizaban, y siempre le decían que aumentara la producción ya que siempre se quedaba corto.

Se caía por su propio peso. Cervezas La Cibeles nace en julio de 2010 junto a un grupo de amigos emprendedores que les unía la pasión por la cerveza, el mundo empresarial y el apego a la historia y gentes de Madrid.

Su objetivo era ofrecer al mercado una gama de cervezas artesanales de alta calidad y bajo volumen de producción.

El gigante Goliat Heineken se fijó en David, nunca mejor dicho y firmando una alianza amistosa en la que la Cibeles mantiene su independencia en cuanto elaboración, potenciando su red comercial y de distribución por España y a nivel internacional.

Cibeles Imperial IPA. Al grano.

Con 75 IBUS (International Bitterness Units – criterio establecido para medir el amargor de una cerveza) y más de 5 kilos de lúpulos aromáticos, la Imperial IPA de La Cibeles la podemos definir como la reina de los aromas.

Una Doble  IPA o Imperial IPA, como es el caso de esta cerveza,  es una versión de una cerveza IPA aún más lupulizada, con más graduación alcohólica y más cuerpo (amargor).

Los aromas y sabores son claramente marcados por el lúpulo, siendo los más comunes las variedades resinosas, frutales, herbales, etc.

Aromas a frutas tropicales como el mango, maracuyá, uvas,  cítricos como la naranja, el cilantro. Especias como el regaliza negro.

Aun así, podemos encontrar un paladar maltoso debido a la combinación de maltas especiales en la receta.

Debida a esta combinación de maltas, encandila por esas notas dulces que contrarrestan el amargor que otorga esa ingente cantidad de lúpulos.

Una cerveza para gozar, ver cómo evoluciona en copa y disfrutar de ella.

En definitiva, todo un mundo esto de la Cerveza en la que seguro habrá más posts.

Cata de Cervezas por Nacho Terol

Chimay Azul. Cerveza trapense de culto.

CHIMAY AZUL. Cerveza de culto.

En 1863 se terminó de construir la abadía Scourmount, en el municipio belga de Chimay, por los monjes trapenses.

Ya desde un principio, como los campos de la zona donde se había construido este edificio no eran fértiles en absoluto, se dedicaron a la producción y comercialización de quesos y cerveza… y no fue mala idea puesto que en la actualidad es la cerveza trapense más consumida del mundo y sus quesos están de muerte y de gran fama en Bélgica.

Durante el verano de 1850, un pequeño grupo de monjes se instaló en la meseta salvaje de Scourmont, cerca del pueblo de Chimay. Alrededor del monasterio, se construyó la granja, una cervecería y una fábrica de queso.

chimay azul por Nacho Terol

La fabricación de la cerveza Chimay se ha caracterizado siempre por ser puntera en lo que a tecnología se refiere, pero eso sí, sin olvidar las directrices de elaboración que llevan empleando desde sus inicios por los propios monjes. Recordemos que una cerveza para que sea trapense y lleve el sello trapense tiene que estar elaborada y supervisada por los propios monjes.

Presumen de emplear un microorganismo- como la masa madre en el pan – secreto de su receta, como base para su levadura desde hace más de 100 años. Ya en la década de los 80 aplicaron las nuevas tecnologías a la cervecera, con óptimos resultados.

Cata de la Chimay Azul

Es una cerveza de las que enamoran.  En Eventos de Autor es un candidato firme en nuestras Catas de cerveza.

A primera vista, La espuma es espesa y abundante, y se desliza por la copa a medida que ésta se va quedando vacía, dejando huella. Es una cerveza de color marrón oscuro. Cuidadín al echarla que rebosa si te descuidas. recordemos su segunda fermentación en botella que produce más espuma.

De primeras, se respira un olor a fruta roja y negra madura y a levadura fresca, malta y especias. Muy, pero que muy compleja.

El primer trago es sencillamente sublime, y poco a poco se va percibiendo un sabor delicioso y potente, una combinación excelente de dulces y amargos,  No es tan dulzona como otras trapenses como la Westmalle o las de abadía (por ejemplo La Trappe).

Deja matices realmente interesantes a cada trago, con aromas especiados y caramelizados. De repente, como todos los aromas terciarios o especiados, te aparece el regaliz.

Son 9 grados de alcohol muy peligrosillos que la convierten en la más poderosa de las Chimay.

Es una cerveza, como reza el título de este post, de culto.

De culto por ser elaborada por monjes y porque en el disfrute hay que deleitarse. saborearla, paladearla, degustarla y catarla.  No es cerveza refrescante de trago fácil, para eso hay muchas y mejores para tal fin.

Cómo tomar la Cerveza Chimay Azul

Una elección excelente, una riquísima cerveza para disfrutarla en los postres  con chocolates o con una selección de quesos. También es una cerveza para disfrutar de ella  escuchando música o bien por la tarde en compañía de gente con conversación para un rato tranquilo y largo por delante. Si además hay chimenea, mejor.

Sin duda es uno de los placeres capitales que se pueden experimentar.

Prost!

Nacho Terol

www.eventosdeautor.com

Cerveza Legado de Yuste

Es una de las pocas cervezas nacionales que no había catado y me sorprendió gratamente.

Del grupo Heineken esta cerveza es del tipo «Ale de Abadía«. Lo del Legado de Yuste fue por Carlos V de Alemania que fue uno de los culpables de la introducción de la costumbre cervecera en nuestro país ( recordemos Carlos I de España y V de Alemania).

Su retirada la hizo en el Monasterio de Yuste y su legado dejó en la cacereña localidad de Yuste en La Vera…. De ahí el nombre de la cerveza en cuestión.

 

Aunque la etiqueta reza » cerveza de abadía» tiene su estilo propio y no comparable con las belgas. Digamos que está españolizada. A primera vista nos encontramos un color bronce con escasa espuma. En aromas aparecen esos lúpulos que le dan carácter y personalidad junto con unos tostados de la malta extremeńa que dejan notas de chocolate ( como el vino también la cerveza se va abriendo en aromas).

 

En boca predomina la acidez y las notas amargas. Cerveza de 6,5° que pasan con gran facilidad sin perder el carácter ni dejar de refrescar.

Al final deja unas ligeras notas dulces, lejos del exceso como puede darse en las típicas belgas/holndesa como las Grimbergen, La Trappe u otras españolas como la Cruzcampo Gran Reserva ( a la que se le echa en falta la acidez y el carácter refrescante de su hermana pequeña).

En definitiva una cerveza muy bien elaborada, para todos los gustos, que refresca sin perder el carácter y la personalidad.

Por 1,1 € es una muy buena recomendación.

Nacho Terol

nacho.terol@eventosdeautor.com

 

 

 

 

 

Cervezas checas: merece la pena probarlas

Hola,

voy a comentar en este post algunas cervezas checas.

Son cervezas muy completas. Las recomendaría para ese tipo de gente que está cansado de la caña normal, por ejemplo antes de cenar o que al salir por ahí con los calores no te apetece un vino pero sí nos tomaríamos una cervecita diferente pero refrescante. Pues es el caso.

Son 3 las cervezas que encontraréis fácilmente en los lineales: Pilsner Urquell, Staropramen y Budějovický.

    

Son Lager y además Pilsen. No son «tipo Pilsener» como las alemanas (véase la Veltins).

La Pilsner Urquell debe su nombre a la localidad de Plzen en donde se realiza. La denominación «tipo Pilsen» de hecho viene de ese pueblecito!

Las 3 cervezas de las que hablo son doradas y claritas en copa. Se parecen de vista a la caña tradicional. La gran diferencia viene en aroma y en boca. Tienen un aroma muy marcado que se debe a un tipo de lúpulo especial de esa zona (saaz/zatec) que les otorga unos aromas florales realmente llamativos.

Este tripo de cervezas gusta a la gente que le gusta por ejemplo un vino gewurztraminer o un buen riesling. Te encuentras aromas a manzana y pera. Son aromas muy frescos.

La cerveza checa tiene como bandera que sea refrescante (ácida), aromática y que tenga cuerpo (amarga). Huye de presencia de notas dulzonas y caramelizadas como por ejemplo las belgas (sobre todo las tipo Abadía) que por esa presencia dulzona, saturan más.

Son cervezas para tomarlas y disfrutarlas con cualquier aperitivo y comida, pero no las tomemos de postre…para eso hay otras!

Poca gente las conoce y se encuentran fácilmente.Os las recomiendo.

Ya me diréis qué tal la experiencia.

Nacho Terol

nacho.terol@eventosdeautor.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cerveza Checa: Staropramen Premium Lager

Hola a todos,

ayer estuve catando una cerveza muy recomendable: Staropramen Premium Lager.

 

Una cerveza lager, tipo pilsen (como la Pilsner Urquell y además del mismo corte) que os la recomiendo encarecidamente.

Tiene lo que buscamos en el aperitivo de medio alto nivel: refrescante para repetir (fundamental), amargor presente que le otorga carácter y personalidad y ese suave toque dulzón que la redondea!

Además, si se toma en copa se aprecian un montón de aromas procedentes del lúpulo aromático tipo Saaz que lleva esta cerveza. Una delicia!

De precio anda entorno al euro, depende del sitio. Una ganga!

Nacho Terol

nacho.terol@eventosdeautor..com