Archivo de la etiqueta: maridajes

Cepa 21 Hito: vino de la Ribera del Duero

Subo la cata de un vino con una permanencia de 8 meses en roble francés de la “famosa y conocida” bodega Cepa 21.

El vino está elaborado con la uva Tinta fina como no podía ser menos para un vino de la Ribera del Duero.

Si queremos quedar bien en una comida o cena es un vino resultón. Bonito de color rojo cereza, con su ribete grante/violáceo y cubierto. Un color bonito.

Necesita aireación previa, porque al igual que muchos riberas, está un poco cerrado al principio. Comienza a desplegar aromas de fruta madura junto con los especiados de su permanencia en barrica francesa.

En boca, destaca un tanino presente y potente que armoniza a la perfección con una chuleta, buey o cualquier tipo de carne roja junto con una acidez que lo hace fácil de beber y no cansino.

En definitivo un vino para todos los gustos, fácil de beber y sin fisuras. Por poner un pero, quizá le faltaría, para los golosos, algunas notas dulzonas de la madurez de la uva. Siempre hay que mejorar, pero partiendo desde un listón alto!

A disfrutarlo.

Nacho Terol

nacho.terol@eventosdeautor.com

 

 

 

Casta Diva Cosecha Miel

Vino de la D.O. Alicante de la zona de Marina Alta de la bodega Gutiérrez de la Vega.

 Este vino está elaborado 100% con uva Moscatel de Alejandría. Comentar una cosa de este vino: “para chuparse los dedos”.

Sin duda es uno de los mejores vinos de postre de este país y a una relación calidad precio envidiable. ¿cómo se consigue? con buenas cepas (fundamental), buen hacer, mucho mimo, sin añadir azúcares en la fermentación y recogiendo las uvitas en vendimia en el momento justo de maduración, consiguiendo de esta forma un vino de grado óptimo de alcohol  (13,5º) que  llena la boca y combina a la perfección con  cualquier alimento que pongamos al final de una comida.

¿qué nos encontramos? de entrada aromas de dátiles, higos, piel de naranja, florales (jazmín, azahar), vainillas…

En boca es vivo, nerviososo y corpulento. Lógicamente no podíamos dejar de lado la palabra “meloso” (de miel, dado su nombre), pero nada empalagoso. Esa es su virtud.

Con chocolates y postres elaborados (con base de bizcocho, etc) impresionante.

 

¿pero sólo al final de la comida? ¿qué pasa si maridamos este vino con un foie de pato? ¿y con una tabla de quesos tipo roquefort, azul o stilton? que nos comemos los dedos!

Un gran vino para grandes ocasiones…y lo bueno es que pueden ser muchas!  ;-)

Nacho Terol

nacho.terol@eventosdeautor.com